Volver

Generación Agridulce | Juan Francisco Rueda

27/10 – 11/11/2022

«Generación agridulce» es un proyecto expositivo grupal que, bajo el comisariado de Juan Francisco Rueda, aglutina a algunos de los grandes nombres de una nueva generación de artistas nacidos entre los ochenta y hasta los noventa del siglo XX. Julio Anaya Cabanding, Ana Barriga, Imon Boy, Ela Fidalgo, Bel Fullana, Gala Knörr, Rafa Macarrón, Cristina de Miguel, Vanessa Morata, Adriana Oliver, Marria Pratts, Juan de la Rica, Miguel Scheroff,, junto con algunos de sus máximos referentes, como Matías Sánchez, Javi Calleja y Edgar Plans, establecen numerosas conexiones, reflejan las inquietudes de esta generación y construyen un retrato poliédrico de la misma.

Resulta innegable que parte de los/as pintores/as de entre 25 y 35 años comparten un estilístico «aire de familia» y un imaginario de carácter popular y globalizado. Al margen de otros desarrollos de la pintura en la actualidad, como formulaciones en torno a la metapintura, estos/as artistas tienden a una iconografía sin fronteras, compartiendo unas preocupaciones existenciales que se deslizan bajo un imaginario que, por lo general, nos traslada al mundo digital y a la era de internet. La figuración es un registro irrenunciable, desde un grado de iconicidad extremo hasta la sígnica. En  palabras del comisario, comparten un modo de estar en el mundo: «Incorporar en este relato los conceptos ‘generación milenial’ y ‘generación Z’ resulta imprescindible. […] sus poéticas son, en grado mayor con respecto a otros artistas del mismo arco cronológico, efecto e ilustración de cuestiones de índole social y estética concernientes a su contemporaneidad, definitorias de esos marcos generacionales.»

La exposición permite atisbar cómo lo agridulce se materializa en una pintura atractiva, profundamente cromática, aparentemente vitalista, pero que encierra un malestar y una gran carga de incertidumbre, pudiendo conformar un retrato epocal  o sociológico, ya que muchas obras pueden ser consideradas irónicos documentos sociales y alegorías de este tiempo. La figuración introduce en muchos casos debates capitales, como el transhumanismo, el empoderamiento femenino, la proyección y construcción de la identidad o la relación individuo-comunidad. Así, cabe destacar cómo la representación del cuerpo, especialmente el femenino, asume una importancia indiscutible en las obras de Cristina de Miguel, Bel Fullana y Ela Fidalgo. Además, «Imon Boy, Knörr, Barriga, Morata u Oliver evidencian unas figuraciones tremendamente personales, con mayor o menor candidez, pero, por lo general, con trasfondo ácido y conflictivo que remiten a distintas cuestiones», puntualiza Juan Francisco Rueda, como el meme, la viralización de las imágenes, el hedonismo o los hábitos sociales. Así, mientras la pieza de Vanessa Morata está muy ligada a las mitologías populares y al culto al arte actual, representando interiores domésticos profundamente pop y abigarrados de objetos e imágenes artísticas, en el díptico de Adriana Oliver encontramos ecos de una figuración pop que detona la memoria y lo vivencial, activando resortes en torno a la familia. Juan de la Rica incorpora el organiscimso de algunas vanguardias históricas, así como resulta ejemplar de la enunciación del surrealismo pop. Rafa Macarrrón, quien nos da la bienvenida con Playa, evidencia un universo personal e intransferible, atravesado por un imaginario icónico, pero esquematizado o resumido, en el que afloran la fantasía y ciertas resonancias paisajísticas. La sígnica y lo esquemático también son elementos esenciales en la pintura de Marria Pratts, quien viene desarrollando una hibridación entre lo pictórico y otras disciplinas. Justamente, en el trabajo pictórico de Barriga aflora la evocación de lo escultórico, ámbito de ida y vuelta para ella. Asimismo, podemos encontrar el conocimiento y cita de la historia de la pintura en las piezas de Julio Anaya Cabanding y Miguel Scheroff, quienes, además de dialogar entre sí, ofrecen ricas y reveladoras miradas a los iconos del arte.

Junto a ellos existen unos referentes, unas figuras que ya pulsaron algunas claves y soluciones que la generación más joven ha asumido como esenciales. Son artistas de innegable trascendencia y éxito internacional, como Edgar Plans, Javi Calleja o Matías Sánchez, que anuncian ese territorio de la pintura actual cartografiados por el comisario Juan Francisco Rueda.

 


Fundación Carlos de Amberes
Claudio Coello, 99
28006 Madrid

Lunes a viernes: de 10 a 20h
Sábados: de 11 a 14h y de 17 a 20h
Domingo y festivos: de 11 a 14h

Comparte