- Barcelona

Dalí. Ultralocal / Ultraglobal

Mayoral presenta una exposición monográfica dedicada a Salvador Dalí que consta de una cuidada selección de dibujos del artista.
Siguiente sección

Dalí. Ultralocal / Ultraglobal

Mayoral presenta una exposición monográfica dedicada a Salvador Dalí (Figueres, 1904 – 1989), que consta de una cuidada selección de veintiocho obras del artista. Las piezas son testimonio de sus vínculos con el paisaje de Cadaqués y con las tradiciones más próximas, las cuales son a la vez creadoras de nuevas ideas y de nuevas formas. La muestra cuenta con
la colaboración de Chus Martínez, que ha escrito el ensayo.

Tanto en la figura del artista como en la obra de Salvador Dalí, que fue artífice del gran cambio de paradigma artístico de la contemporaneidad, existen fuertes premoniciones de situaciones que conforman nuestro presente. En efecto, tal como nos hace notar Chus Martínez: «su obsesión por la autogeneración, su insistencia en mantener una ambivalencia en la lectura y la interpretación de género y sexualidad, una identidad no binaria, su interés por comprender procesos de la vida desde el arte y en compañía de la ciencia, su interés por ahondar en la cultura vernácula y manifestarla en su obra y en su vida…». El propio artista afirmaba que hay que provocar confusión sistemáticamente, ya que esto libera la creatividad: «Todo lo que es contradictorio crea vida». Y es esta ambivalencia la que nos cautiva, nos atrapa y nos sigue interesando enormemente también hoy.

Dalí va un paso más allá, puesto que, si bien vemos la obra aquí, en la sala de exposiciones, «no es disparatado pensar que la obra podría encontrarse en el corazón de un bosque o erigirse ante nosotros en una playa de Cadaqués. Cuando estamos ante su obra, Salvador Dalí lo quiere todo de nosotros, quiere que dejemos que nuestros sentidos y los sentires de la obra fluyan juntos siempre» (Chus Martínez).

Entre la selección de piezas, destacamos Étude pour la Madonna de Port Lligat (Estudio para La Madonna de Port Lligat) (1949), un estudio de la primera versión de la obra que Dalí realizó de La Madonna de Port Lligat, y que ya revela gran parte de la iconografía clave de su monumental obra posterior. Para esta obra Dalí se inspiró en las pinturas religiosas renacentistas, particularmente en Piero della Francesca. Gala aparece en el centro, sentada como una Madonna, y el niño Jesús desnudo parece flotar en el espacio sobre un pan; al fondo se entreve el paisaje y las islas de Portlligat. Otras obras destacadas son los paisajes antropomórficos Primavera y Tardor (Otoño), ambos datados circa 1950, en los cuales la presencia de los elementos de la naturaleza, vida-muerte, plenitud-decadencia… nos demuestran también como Salvador Dalí entiende que el arte, en tanto que creación, es el lugar idóneo para cuestionar aspectos sobre el origen de la vida i la inteligencia.

Saber mirar es una manera de inventar
Salvador Dalí

Otra de las obras en que Dalí utilizó su personal iconografía fue Destino, étude de personnages (Destino, estudio de personajes) (c. 1945), un dibujo preparatorio de los que realizó el artista para la película de Disney. El Ampurdán vuelve a estar presente en dicho dibujo y acompaña a los personajes en su proceso creativo. La película usó los trabajos de Dalí como punto de partida y se estrenó finalmente en 2003.

Esta selección de dibujos se muestra acompañada de una serie de objetos y fotografías del artista.