- Barcelona

Ética y estética

La Galería Mayoral se complace en presentar la exposición “Ética y Estética: Miró/Artigas”, comisariada por el experto en la obra de Joan Miró, Robert Lubar Messeri, y compuesta por una selección de treinta obras realizadas por el artista surrealista Joan Miró, el ceramista Josep Llorens Artigas y el hijo de éste, Joan Gardy Artigas.
Siguiente sección

Ética y estética

Inauguración: Jueves 18 de enero, 19.00h

 

La Galería Mayoral se complace en presentar la exposición “Ética y Estética: Miró/Artigas”, comisariada por el experto en la obra de Joan Miró, Robert Lubar Messeri, y compuesta por una selección de treinta obras realizadas por el artista surrealista Joan Miró, el ceramista Josep Llorens Artigas y el hijo de éste, Joan Gardy Artigas.

Entre las obras en exposición, destacan las cerámicas de Miró/Artigas Vase (1941-46), donde Miró empezó a concebir sus figuras en un nuevo formato espacial para recorrer los contornos de la vasija, y Personnage terre rouge (1945), cuya forma sugiere un arco natural o un portal hecho por la mano del hombre, así como el collage de Joan Miró Le lézard aux plumes d´or (1965), un dibujo que emplea la tendencia literaria surrealista de reducir pausas o lagunas en el flujo de palabras a la mínima expresión.

Se trata de la primera exposición en una galería desde 1964 con la voluntad de destacar la colaboración simbiótica, fructífera y dilatada entre dos grandes artistas, que marcó la trayectoria de ambos y mediante la cual “conquistaron un lugar en la historia del arte a partir de la realización de sus emblemáticos murales y esculturas, los cuales siguen teniendo un simbolismo cívico y artístico de gran vigencia y relevancia”, tal y como expresan los directores de la galería.

Con motivo de la exposición, se ha editado un catálogo que incluye textos del comisario, Robert Lubar Messeri; de los propios artistas, Joan Miró y Josep Llorens Artigas; del ceramista, Edmund de Waal, y de otros expertos en el proceso creativo de Miró y Artigas, como son Georges Raillard, Jacques Dupin, Joan Gardy Artigas y William Jeffet. Para la realización de este proyecto ha sido imprescindible la colaboración de la Fundación Josep Llorens Artigas (Gallifa), de la Successió Miró (Palma de Mallorca), de la Fundación Joan Miró (Barcelona), del Musée Zervos (Vézelay) y del Col.legi Oficial d’Arquitectes de Catalunya (COAC).

En 1938, durante su exilio en París, Joan Miró había expresado la voluntad de experimentar con nuevas técnicas artísticas “más allá del caballete”. Unos años más tarde, tal como testifican sus notas de 1942, Miró une la cerámica con las tradiciones populares de Mallorca, su tierra de acogida durante la Segunda Guerra Mundial. Ese mismo año, el artista visita a su amigo de juventud, el ceramista Josep Llorens Artigas en Barcelona, encuentro que da inicio  a una colaboración artística de más de cuatro décadas. Las creaciones conjuntas de Miró y Artigas rompen para siempre con la tradición cerámica asociada a la “placa y vasija”, y dan lugar a un nuevo universo expresivo de figuras fantásticas y grotescas. Ambos artistas trabajan para adaptar el simbolismo mironiano a un nuevo medio que les brinda un abanico de nuevas posibilidades expresivas. Por un lado, Miró experimenta con los volúmenes, añadiendo vacíos y protuberancias a sus figuras, desarrollando una estética reminiscente del arte primitivo. Por otro, la erosión y petrificación propia de esta técnica milenaria, que Artigas domina con maestría, dota a las figuras de un rico acabado matérico que evoca los restos arqueológicos de una civilización perdida.

La colaboración entre Miró y Artigas se articula en torno a la experimentación de la cerámica como vehículo expresivo, negando cualquier posibilidad de realizar un arte decorativo y centrando sus esfuerzos en cristalizar sus convicciones éticas a través de una técnica históricamente relegada a la categoría de artesanía. En palabras del comisario de la exposición, Robert Lubar Messeri: “El deseo que [Miró] había expresado de acercarse a las masas, una actitud que compartía con Artigas, se realizó con la ejecución de su primer mural. (…) Sondeando las profundidades de la civilización humana, desde las tradiciones populares, la arquitectura medieval y el arte mural al arte público contemporáneo, Miró y Artigas trazaron un arco temporal entre el pasado remoto y el presente inmediato”.

Sobre los artistas

Josep Llorens  Artigas (Barcelona, 1892 – ídem, 1980) es considerado el gran revitalizador de la cerámica en el arte occidental, disciplina en la que experimentó con innumerables técnicas, esmaltes y colores.  Conoció a Joan Miró (Barcelona, 1893 – Palma de Mallorca, 1983) cuando ambos eran estudiantes en la Escuela Superior de Bellos Oficios de Barcelona. A partir de 1942 ambos artistas iniciaron una larga y fructífera colaboración que culminaría en la realización de grandes proyectos como los murales de la UNESCO en París (1957), El Laberinto Miró de la Fundación Maeght (1961-1981) y el mosaico del aeropuerto de Barcelona (1970). En 1958, les fue otorgado el International Guggenheim Award.

A partir del 1953-54, el binomio Miró/Artigas empezó a contar con la colaboración de Joan Gardy Artigas (Boulogne-Billancourt, 1938), hijo de Josep Llorens Artigas. Algunas obras emblemáticas son el Mosaico Miró al Pla de l’Os, en las Ramblas de Barcelona, y la escultura Mujer y pájaro (1981-82), situada en el Parque de Joan Miró, también en Barcelona.